imagen representativa de Orientación

El Seguro de Cesantía (SC) es un instrumento de Seguridad Social del Gobierno de Chile, creado por la Ley 19.728, vigente desde octubre de 2002, y perfeccionado por la Ley N° 20.328, vigente desde mayo de 2009, cuyo objetivo es proteger a los trabajadores cuando éstos se encuentran cesantes. Este seguro obligatorio cubre a los trabajadores dependientes regidos por el Código del Trabajo, que inician o reinician actividades laborales a partir del 2 de octubre de 2002.

El diseño del Seguro de Cesantía combina un esquema de ahorro obligatorio sobre la base de Cuentas Individuales de Cesantía (CIC) que son patrimonio de los trabajadores, con la creación de un Fondo Solidario (FCS) que opera como fuente de financiamiento complementario al ahorro individual para asegurar el pago de beneficios mientras el trabajador se encuentra cesante.

De este modo, el trabajador con contrato a plazo indefinido, afiliado al Seguro de Cesantía, tendrá una Cuenta Individual de Cesantía, en la que el trabajador y su empleador deberán cotizar mensualmente una fracción o porcentaje de su remuneración. En el caso de los trabajadores con contrato a plazo, por obra, trabajo o servicio determinado, sólo contribuirá el empleador. El Fondo Solidario, por su parte, recibe aportes del Estado y de los empleadores.

El Seguro de Cesantía tiene como objetivo principal proporcionar beneficios monetarios, provenientes de las cuentas individuales y/o el Fondo Solidario, a los trabajadores afiliados al Seguro que quedan cesantes y cumplen con los requisitos de acceso a los beneficios. Además, el Sistema otorga beneficios de salud a través de Fonasa, apoya la búsqueda de empleo y capacitación, y mantiene el beneficio de asignaciones familiares para los beneficiarios del Fondo Solidario que cumplen con determinados requisitos. Por otra parte, el Seguro de Cesantía es complementario a otros beneficios sociales.

Las cotizaciones al Seguro de Cesantía tienen el carácter de previsionales y corresponden al 3% del salario imponible del trabajador, sin embargo, estas cotizaciones se calculan hasta un tope máximo de remuneración, equivalente a 108,5 unidades de fomento (UF) consideradas al último día del mes anterior al pago. No obstante lo anterior, el Seguro de Cesantía establece diferencias en la forma de financiamiento de acuerdo al tipo de contrato del trabajador.